Siempre que se trata de capital, especialmente con contratos, las cosas pueden volverse complejas. Si a esto le añadimos condiciones volátiles, como la pandemia, la guerra, la crisis climática y la inflación, las cosas se complican aún más. Estas condiciones tienen efectos secundarios graves, uno de ellos es la volatilidad de la moneda. Según un artículo de 2021 de DailyFX, la volatilidad de la moneda se «caracteriza por cambios frecuentes y rápidos en las tasas de cambio en el mercado de divisas«. Básicamente, significa que el valor de la moneda es impredecible y prácticamente imposible de controlar.

Los precios de la electricidad también pueden fluctuar. Esta imprevisibilidad agravada es a menudo la motivación para que las empresas y los propietarios de proyectos de energía renovable aseguren un acuerdo de compra de energía o PPA. Sin embargo, hay señales de que la volatilidad actual del mercado puede afectar estos acuerdos a largo plazo. Por ejemplo, un informe reciente de Pexapark destacado en Reuters afirma que la reciente volatilidad de los precios de la energía tendrá un impacto duradero en el mercado de PPA de energía limpia, que incluye menos contratos a largo plazo.

Pero a pesar de la volatilidad reciente, los PPA aún pueden proporcionar una fuente de estabilidad. Según un artículo de Martijn Duvoort de DNV, «los PPA han sido una herramienta valiosa para financiar la transición energética hasta la fecha, particularmente en los EE. UU., América Latina y, recientemente, en los países nórdicos. Con los gobiernos de muchas regiones buscando eliminar gradualmente los subsidios y las tarifas de alimentación, los nuevos proyectos de energía renovable estarán mucho más expuestos a las fluctuaciones de los mercados abiertos. Los PPA ayudan a mitigar los riesgos asociados con tales fluctuaciones y se convertirán en una herramienta aún más importante para fomentar la inversión en nuevos proyectos».

Entonces, ¿qué podemos lograr con esto?. Empecemos por el principio.

Acuerdos de compra de energía: Conceptos Básicos

Un PPA es un contrato entre un consumidor y una unidad generadora de energía o una cartera de la misma. Hay dos categorías principales de PPA: los PPA de entrega física y los PPA virtuales (a veces llamados PPA financieros). La duración habitual del contrato es entre 10 y 20 años. La negociación de los PPAs es compleja; requiere asesores jurídicos y ocasionalmente técnicos, y el tiempo típico de negociación es de 3 a 9 meses.

Dado que las redes eléctricas conectan las unidades de generación con la demanda, un PPA no se limita a los activos de generación in situ; la mayoría de las veces, la generación de energía se encuentra fuera del sitio, a veces ni siquiera dentro de la misma región. El proceso de PPA puede comenzar con un nuevo proyecto de energía que está listo para ser construido (incluida la ubicación, el tamaño y la conexión a la red que ya está acordado) o un proyecto existente que tiene capacidad de generación disponible no comprometida en PPA anteriores. Para los PPA corporativos, empresas como Atlas Renewable Energy pueden ayudar, especialmente a medida que crece la necesidad de experiencia internacional.

Principales beneficios del PPA

Como mecanismo que permite un cambio positivo, el PPA, en su esencia, tiene como objetivo proporcionar certeza en los precios de la energía eléctrica, fijando costos de energía competitivos para el cliente y brindando estabilidad de flujo de efectivo al activo de generación, que es fundamental para asegurar el financiamiento, razón por la cual las garantías son tan cruciales en estos acuerdos. Sin embargo, los PPA también se pueden usar para promover los objetivos de sostenibilidad de una corporación, comprometiéndose a comprar solo energía renovable de proyectos específicos que se construirán y operarán (un concepto llamado «adicionalidad»). Como resultado, las empresas pueden reducir su huella de carbono y asociarse con empresas de generación renovable con credenciales ambientales, sociales y de gobierno sólidas y reconocidas, beneficiando así al medio ambiente, las comunidades y otras partes interesadas relacionadas con el proyecto de energía renovable.

Además, para ayudar a compensar los cambios continuos, la volatilidad de la moneda y las fluctuaciones de precios mencionadas anteriormente, un PPA tiene la capacidad de protegerse contra futuros aumentos de precios al permitir que los propietarios de negocios aseguren un precio fijo por unidad de electricidad durante la duración del contrato.

Simplificando el proceso de PPA

Una vez que una empresa decide que está lista para participar en un PPA, los siguientes pasos pueden ayudar a facilitar el proceso:

  • Empezar cuanto antes. Incluso con los precios volátiles existentes, los PPA pueden tardar varios meses en negociarse. Y normalmente, el proyecto que se comprometerá a entregar la energía va a ser construido con un propósito específico, lo que puede agregar otros 1-2 años hasta su finalización.  Por lo tanto, es mejor comenzar ahora, en caso de que surjan aún más cambios que afecten el precio general.
  • Realizar investigaciones sobre el mercado existente en América Latina, las políticas estatales para los PPA en los Estados Unidos y los proveedores disponibles (específicamente sobre su reputación y trayectoria, ¡consiga referencias!).
  • Contratar a un asesor experimentado con una trayectoria establecida para guiar el proceso, así como asesores legales calificados y consultores técnicos y financieros para la fase de negociación.
  • Estar preparado para hacer preguntas críticas sobre el PPA relacionadas con precios, indexación, garantías del comprador y del vendedor, duración, fecha de inicio, fecha de operación comercial y los riesgos.
  • Involucrar a las partes interesadas que formarán parte del PPA o que se verán potencialmente afectadas por él.
  • Obtener la aprobación, según sea necesario, de la alta dirección, de un parlamento u órgano legislativo, un organismo regulador o de otra entidad del gobierno anfitrión.
  • Una vez aprobado y firmado, continuar monitoreando el mercado a medida que evoluciona, así como el valor del activo. En concreto, es fundamental crear una estrategia para este proceso, así como realizar una evaluación mark-to-market, que es una evaluación realista de la situación financiera, basada en el valor de los activos y pasivos a medida que evolucionan los precios.

Riesgos de los PPA

Cualquier contrato conlleva cierto riesgo. Incluso en el caso de los PPA, que existen desde la década de 1980, existen riesgos que las partes involucradas deben planificar y tener en cuenta. Noah Lerner, del Foro de Finanzas de Energía Limpia, analiza algunos de esos riesgos, así como los riesgos de base, forma y operativos en su artículo de 2020, «Navegando el Riesgo: Una Guía de PPA Corporativa«.

Un riesgo adicional y considerable para la estructuración de los PPA es la moneda en que se basa el contrato. Un artículo de Greentech Media afirma que existen varios riesgos monetarios que aquellos que participan en un PPA deben tener en cuenta, incluida la devaluación de la moneda local, la disponibilidad de financiamiento y la convertibilidad (es decir, la conversión de la moneda local a dólares estadounidenses u otra moneda fuerte).

La conversión a una moneda que refleje el flujo de caja de la empresa es una forma de ayudar a mitigar estos riesgos. Un ejemplo del uso de financiamiento internacional más competitivo y denominado en dólares  fue el reciente PPA de 15 años de Atlas Renewable Energy con un gran consumidor del sector químico para  un proyecto solar que suplirá alrededor de 440 GWh por año en Brasil en donde el cliente exporta su producción y, por lo tanto, recibe flujos de efectivo denominados en dólares. El contrato se aseguró con financiamiento en dólares estadounidenses (67 millones de dólares, para ser exactos). Como resultado, el proyecto puede cumplir sus objetivos de lograr energía limpia las veinticuatro horas del día (gracias a una característica comercial adicional que permite al cliente recibir energía eléctrica las 24 horas del día) para sus operaciones comerciales, además de beneficiarse de una mayor certeza de precios.

En tiempos de volatilidad, los PPA deben evolucionar

La volatilidad existe en el mundo ahora más que nunca, y puede tener efectos de largo alcance. Los precios de la electricidad parecen cambiar a diario. Y para regiones como América Latina, la fluctuación del valor de la moneda está dificultando la financiación de los proyectos de energías renovables a nivel contractual. En este momento, puede parecer que los riesgos abundan. Pero incluso en tiempos de gran incertidumbre, hay soluciones.

Lo esencial es que los PPA proporcionen valor. Estos acuerdos están a la vanguardia de la implementación de las energías renovables en todo el mundo. Sin embargo, para hacerlo, deben estructurarse de la manera correcta para que todas las partes obtengan la certeza de precios y el mejor resultado financiero que necesitan a largo plazo.

Pero, como todo, los PPA deben evolucionar, ya que a medida que cambian las condiciones y las monedas, surgen tecnologías y surgen nuevas opciones de compra o contratación. A medida que el sector de las energías renovables sigue creciendo, sus precios pueden variar y volverse más complejos. Como resultado, los PPA deben adaptarse estratégicamente a estas condiciones en constante cambio, no solo para continuar sirviendo a las empresas y a los inversionistas, sino también para impulsar la transición hacia un futuro de energía limpia (y financieramente factible).

En asociación con Castleberry Media, estamos comprometidos con el cuidado de nuestro planeta, por lo tanto, este contenido es responsable con el medioambiente.

This site is registered on wpml.org as a development site. Switch to a production site key to remove this banner.