Entre las compañías tecnológicas más grandes del mundo, los acuerdos de energía limpia y los objetivos climáticos se han convertido en una fuente de rivalidad. Hoy en día, cinco de las 10 principales empresas de tecnología en todo el mundo, por capitalización de mercado, funcionan con electricidad 100 % renovable. Sin embargo, está surgiendo una brecha entre los rezagados y los líderes, con algunos de los mayores consumidores de electricidad que tienen la menor proporción de uso de energía renovable.

Las empresas de soluciones digitales y de datos tienen una oportunidad sin precedentes para hacer una contribución importante y esencial al esfuerzo climático global. Lanzado en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021 o COP26, el programa de desafío Tech para nuestro Planeta destacó cómo las innovaciones, desde la inteligencia artificial hasta la cadena de bloques y el big data, pueden ayudar al mundo a cumplir con los objetivos de cero emisiones netas.

De hecho, según un informe reciente de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, la tecnología digital podría ayudar a reducir las emisiones de carbono del mundo en aproximadamente un 17 %.

Pero con los centros de datos y las cadenas de suministro con una gran demanda de energía, que abarcan todo el planeta, a menos que todas las empresas de tecnología de todo el mundo funcionen con energía limpia, la industria nunca podrá crear acción climática a gran escala.

Elegir un futuro sostenible

Después de ser objeto de un escrutinio cada vez mayor en los últimos años por su impacto ambiental, los principales gigantes tecnológicos han dado grandes pasos hacia la reducción de su huella de carbono, con acciones como la reducción de residuos, el reciclaje de hardware y el abastecimiento responsable de la cadena de suministro. Sin embargo, de lejos, el aspecto más impactante de las estrategias de sostenibilidad de estas empresas es la transición a las energías renovables.

Entre las compañías más influyentes, Google se ha comprometido a impulsar sus operaciones completamente con energía libre de carbono para 2030, y desde 2017 ha igualado el 100 % de su uso global de electricidad con compras de energía renovable. Mientras tanto, Microsoft anunció recientemente que para 2030 tendrá el 100 % de su consumo de electricidad igualado por compras de energía sin carbono. Es una historia similar a la de Facebook, que logró su objetivo de obtener energía 100 % renovable para respaldar sus operaciones globales en 2020.

Estas empresas tecnológicas han sido capaces de lograr estos objetivos aprovechando su enorme capacidad de inversión.

En 2019, Google firmó la mayor compra corporativa de energía renovable de la historia, con un paquete de acuerdos de 1.600 megavatios (MW) que incluía 18 nuevos acuerdos de energía. Hoy en día, su cartera mundial de energía produce más electricidad que lugares como Washington D.C. o lo que países enteros como Lituania o Uruguay usan cada año. Facebook también es uno de los mayores compradores corporativos de energía renovable, con contratos actuales vigentes para más de 6,1 gigavatios (GW) de energía eólica y solar en 18 estados y cinco países. Y en los últimos 12 meses, Microsoft ha firmado nuevos acuerdos de compra de aproximadamente 5,8 GW de energía renovable en 10 países de todo el mundo.

Pero incluso para las empresas con un poco menos de potencia financiera, convertirse en completamente renovables no solo es posible, sino que en muchos casos puede representar un ahorro de costos. Gracias a los avances tecnológicos que han llevado la eficiencia de las instalaciones solares cerca de su máximo teórico -como los paneles bifaciales, que captan los rayos de ambos lados, y los avances en electrónica que permiten a los paneles solares rastrear el sol a medida que se mueve en el cielo diurno- aprovechar el sol es cada vez más rentable.

Para 2030, se pronostica que la adopción de la computación en la nube aumentará exponencialmente, de US $1.3 mil millones en 2019 a US $12.5 mil millones, según BloombergNEF. En última instancia, la energía renovable es ahora más barata que los combustibles fósiles en muchos mercados, y debido a que la electricidad es el principal desembolso para las empresas de tecnología, al usar energía solar o eólica, pueden mantener los costos bajos, incluso cuando la demanda de sus servicios, como los centros de datos, se dispara.

Margen de mejora

Las estimaciones de la contribución del sector tecnológico a las emisiones globales de gases de efecto invernadero varían, del 1,4 % al 2,3 %. A diferencia de sectores como la aviación o el transporte marítimo, gran parte de su huella de carbono depende del consumo de electricidad, en lugar de la quema de combustibles fósiles, lo que hace que sea relativamente fácil descarbonizar. Y aprovechar esta oportunidad de bajo costo tendrá un impacto considerable: según una investigación de Ericsson, si el sector tecnológico hiciera el cambio a fuentes de energía renovables, podría reducir sus emisiones generales hasta en un 80 %.

Si bien Big Tech está en camino hacia el 100 % de energía renovable, algunos de los mayores usuarios de energía del sector todavía dependen de la energía convencional para la mayoría de sus necesidades de electricidad. Y cómo los científicos advierten que las emisiones globales deben reducirse a la mitad para 2030, con el fin de evitar los peores impactos del cambio climático, esto tiene que cambiar, y rápido.

Un problema es que la generación variable de energía renovable no siempre se alinea con el momento del consumo de electricidad del comprador, lo que significa que tienen que recurrir a alternativas emisoras de carbono, como la generación de electricidad a carbón o gas.

Resolver esto significa pensar en soluciones creativas, y Big Tech está haciendo esto cada vez más. Una reciente oleada de compromisos de las empresas para satisfacer su demanda de electricidad, hora a hora, con fuentes de electricidad libres de carbono, es un gran movimiento positivo en la dirección correcta.

Si bien este es un desarrollo reciente, Atlas cree que este es el comienzo del siguiente paso hacia el logro de la transición de energía renovable, y quiere facilitar. A través de capacidades avanzadas de estructuración desarrolladas durante el año pasado, Atlas es capaz de proporcionar soluciones de perfil de carga para los consumidores de energía. Esto se logra a través del diseño adecuado de una cartera de proyectos de energía renovable, en la que Atlas puede entregar la demanda horaria esperada en los centros donde se encuentran los requisitos de carga.

A medida que los accionistas e inversores establecen objetivos de descarbonización, y los consumidores claman por este cambio, demostrar liderazgo en energía limpia se ha convertido en un elemento central de la estrategia corporativa en todo el sector tecnológico, y el sector de las energías renovables está creciendo para enfrentar el desafío.

Con nuevas opciones de financiamiento y modelos de negocio que reducen las barreras de entrada, la inscripción de hasta 100% de energía  limpia ya no está restringida a los gigantes tecnológicos de primer nivel. Gracias a los acuerdos corporativos de compra de energía (PPA) -contratos a largo plazo, en virtud de los cuales una empresa acuerda comprar electricidad directamente de un generador de energía- la oportunidad ahora está disponible para todos los actores, en todo el sector tecnológico, de dar un paso vital hacia un futuro con cero emisiones netas.

Cómo Atlas puede ayudar

Sin un cambio a la energía renovable, no hay forma sostenible para que las empresas dentro de la industria tecnológica continúen con sus operaciones que demandan grandes cantidades de electricidad. Abordar el cambio climático y reducir las emisiones de carbono es uno de los temas más importantes de nuestro tiempo, y las empresas del sector deben actuar ahora.

Atlas Renewable Energy fue concebido con la sostenibilidad en su núcleo. Desarrolla, construye, financia y opera proyectos de energía limpia en las Américas, que permiten a las empresas impulsar sus operaciones de manera sostenible.

Con una gama de servicios, desde acuerdos de compra de energía renovable (PPA) hasta certificados de energía renovable (REC), Atlas ayuda a los grandes consumidores de energía en todas las industrias a hacer el cambio hacia energías limpias, y a gestionar su transición a cero emisiones netas.

Para obtener más información sobre el enfoque de Atlas Renewable Energy y cómo puede ayudar a su empresa a cumplir sus objetivos de sostenibilidad, envíenos un correo electrónico: contacto@atlasren.com

En asociación con Castleberry Media, estamos comprometidos con el cuidado de nuestro planeta, por lo tanto, este contenido es responsable con el medioambiente.

This site is registered on wpml.org as a development site. Switch to a production site key to remove this banner.