Aunque las promesas lanzadas y acordadas en la COP26 de Glasgow no alcanzaron lo que se necesita para limitar el calentamiento global a 1.5 ° C (2.7 ° F) sobre los niveles preindustriales, la dirección a seguir está clara. No hay más tiempo para lo que la activista ambiental Greta Thunberg se refiere como «bla, bla, bla», y los compromisos del sector privado lanzados en la conferencia parecen destinados a remodelar la agenda de las empresas de todo el mundo. Ahora que la expectación inicial se ha disipado, analizamos cómo las empresas pueden ser reales sobre la COP26 en los próximos meses y años y convertirse en parte de la solución al cambio climático.

Acabar con la publicidad engañosa

Uno de los avances más interesantes que surgieron de la COP26 fue la declaración explícita del Fideicomiso de la Fundación de Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) de que lanzará una nueva junta para abordar la publicidad engañosa. Esto significa que las corporaciones de todo el mundo serán responsables de divulgar sus riesgos climáticos por primera vez y deberán presentarlos de manera transparente, comparable y útil para analistas, auditores, inversionistas, prestamistas y reguladores.

Cuando se implemente, los nuevos requisitos de divulgación de sostenibilidad de la Junta Internacional de Normas de Sostenibilidad (ISSB) significarán que las empresas ya no podrán esconderse detrás de promesas y declaraciones vagas. Para prepararse para este cambio, las empresas deben demostrar un impacto real más allá de la señalización de virtudes, o corren el riesgo de no cumplir con las expectativas.

Un programa de sostenibilidad eficaz basado en la ciencia

El cambio ya ha comenzado y la acción está ganando ritmo. En noviembre de 2021, 1.045 empresas que representan más de US$ 23 billones en capitalización de mercado respondieron a un llamado urgente para descarbonizarse al ritmo y la escala necesarios para limitar el calentamiento global a 1.5 ° C uniéndose a la iniciativa Science Based Targets (SBTi), una asociación entre CDP, el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, el Instituto de Recursos Mundiales (WRI) y el  Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

Estas empresas abarcan 53 sectores en 60 países y tienen más de 32 millones de empleados, y cada uno de ellos ha establecido objetivos de reducción de emisiones en línea con la ciencia, que son medibles y alcanzables.

El impacto de esto será enorme: cuando las 100 empresas con mayores emisiones cumplan con sus compromisos durante los próximos meses, las reducciones colectivas de emisiones para 2030 deberían superar los 262 millones de toneladas, lo que equivale a las emisiones anuales de todo el país de España.

Para muchas empresas, uno de los pasos inmediatos más importantes en la carrera hacia el cero neto es reducir las emisiones del uso de energía, sus emisiones de alcance 2, y esto se puede hacer mediante el abastecimiento de energía renovable.

El SBTi acaba de lanzar el primer estándar corporativo de emisiones cero netas del mundo, que ofrece a las empresas una certificación sólida para demostrar a los consumidores, inversores y reguladores que sus objetivos de cero emisiones netas están reduciendo las emisiones al ritmo y la escala necesarios para mantener el calentamiento global a 1,5 ° C, lo que les permite demostrar su compromiso. 

Haciendo un cambio real

Por primera vez, la COP26 vio a los países reconocer que los combustibles fósiles eran la principal causa del cambio climático.

Glasgow marca «un cambio acelerado de los combustibles fósiles hacia la energía renovable», según Martina Donlon, líder de comunicaciones climáticas en la ONU.

Reconociendo el progreso ya logrado en la reducción de los costos de las alternativas de energía limpia como la solar, los gobiernos del mundo acordaron priorizar plenamente su apoyo hacia la transición de energía limpia, y aquí, el sector privado tiene un papel enorme que desempeñar.

Según cifras recientes de Climate Group y CDP, los grupos internacionales sin fines de lucro que administran RE100, la coalición de grandes empresas comprometidas con la compra de electricidad 100% renovable, la demanda de electricidad renovable de las empresas ahora ha superado la de los países del G7. 

Para cumplir con los objetivos climáticos globales y seguir siendo competitivos en un mundo impulsado por electricidad limpia y asequible, es necesario que se convierta rápidamente en la norma para impulsar las empresas con energías renovables y, afortunadamente, esta es una posibilidad. Debemos saber que somos los que proporcionamos energía renovable a un número creciente de empresas.

Mirando al pasado para crear un futuro mejor

La década de 1980 estuvo marcada por la extravagancia : cabelleras excéntricas, moda disruptiva, industria musical que trascendió a su tiempo y un gran agujero en la capa de ozono. Por primera vez, el impacto de la actividad humana en el medio ambiente quedó al descubierto: los clorofluorocarbonos (CFC) de los refrigeradores y las latas de aerosol estaban rompiendo la capa estratosférica que protegía la vida en la tierra de los dañinos rayos UV.

Un histórico acuerdo multilateral sobre el medio ambiente firmado en 1987, el Protocolo de Montreal, puso fin a esto. Como el único tratado de las Naciones Unidas (ONU) que ha sido ratificado por todos los países, ha llevado a la eliminación gradual del 98% de las sustancias que dañan la capa de ozono en comparación con los niveles de 1990, gracias en gran parte a las acciones de las empresas innovadoras, que invirtieron en tecnología alternativa y repensaron la forma en que hacían negocios. Como resultado, se proyecta que la capa de ozono se recuperará a mediados de este siglo.

El mundo en ese entonces estaba reaccionando a una amenaza global, y las empresas dieron un paso al frente. Hoy, frente a una amenaza aún mayor, no podemos darnos el lujo de ser reactivos. El sector privado tiene la oportunidad de liderar la acción climática, y esta vez, ser proactivo será vital.

Cómo puede ayudar Atlas

El momento de que las empresas actúen sobre el cambio climático es ahora. A raíz de la COP26, la atención se centra en la acción corporativa, y una estrategia de energía limpia es una de las formas más efectivas de cumplir con los objetivos de cero emisiones netas basados en la ciencia.

Atlas Renewable Energy fue concebido con la sostenibilidad en su núcleo. Desarrolla, construye, financia y opera proyectos de energía renovable limpia que permiten a las empresas impulsar sus operaciones de manera sostenible.

Con una gama de servicios, desde acuerdos de compra de energía renovable (PPA) hasta certificados de energía renovable (REC), Atlas ayuda a los grandes consumidores de energía de todas las industrias a gestionar su transición a cero neto y a hacer un seguimiento de su rendimiento con respecto a los objetivos medioambientales y de emisiones a largo plazo.

Para obtener más información sobre el enfoque de Atlas Renewable Energy y cómo puede alinear su empresa con el cero neto, comuníquese con: contacto@atlasren.com

En asociación con Castleberry Media, estamos comprometidos con el cuidado de nuestro planeta, por lo tanto, este contenido es responsable con el medio ambiente.

This site is registered on wpml.org as a development site. Switch to a production site key to remove this banner.