Atlas Renewable Energy tiene previsto el desarrollo de proyectos solares por 1.000 MW en varias regiones de Colombia en los próximos cinco años. Estos proyectos contribuirán a diversificar la matriz energética colombiana. Las energías renovables no convencionales están ganando terreno en varios países de América Latina. Según el informe Éxitos latinoamericanos en la transición energética realizado por Zero Carbon Analytics: “La inversión en energías renovables aumentó en forma exponencial en la región (LatAm) en la última década, lo que permitirá que su mercado eólico y solar se duplique en 2027 respecto al nivel actual”. Países como Colombia serán uno de los grandes beneficiados. La voluntad política para el desarrollo de estos proyectos por parte de los últimos gobiernos, la necesidad de mercado y una política pública con buenos incentivos son algunas de las razones por las cuales este país se posiciona como un lugar indicado para inversionistas de la industria. Compañías locales y extranjeras están desarrollando proyectos eólicos y solares o fotovoltaicos, en diversos departamentos del país andino. Actualmente están instalados 500 megavatios de energía, a los que se sumarán 1.240 megavatios que están cerca de iniciar operación. Actualmente la matriz energética colombiana se distribuye con un 68% de la generación de energía a cargo de las grandes centrales hidroeléctricas, un 28% proveniente de las centrales térmicas, que se mueven con carbón y combustibles fósiles, y menos del 2% son renovables no convencionales como la eólica y solar. Cuando se presentan fenómenos climatológicos como El Niño, caracterizado por fuertes veranos, la participación de la generación hidráulica baja hasta un 35% y entran en plena operación las plantas térmicas, cuya energía es más costosa.  Por eso es importante la diversificación de dicha matriz para que cerca del 10 o 15 % de la generación provenga de fuentes no convencionales que puedan darle mayor respaldo y confiabilidad al sistema energético del país. Atlas Renewable Energy es una de las compañías que está comprometida con esta apuesta energética. Nació en 2017 y hoy es el Productor de Energía Independiente (IPP) con mayor crecimiento en Latam en PPAs corporativos. Con presencia en Brasil, Chile, Uruguay, México y más recientemente  Colombia y España. Rubén Borja, Country Manager de Atlas para Colombia, profundizó en los proyectos que tiene proyectados la compañía en el país, inicialmente en energía solar, y los beneficios de la alianza con Isagen, una de las principales generadoras y comercializadoras de energía. Una alianza estratégica La alianza con Isagen permitirá a Atlas desarrollar su potencial en el sector.  La meta es construir en Colombia proyectos equivalentes a 1.000 megavatios en los próximos cinco años. “Estamos trabajando en proyectos a gran escala, mayores a 100 megavatios, y estamos identificando las regiones donde queremos estar”, dice Borja. La compañía busca empezar en departamentos de la Costa Atlántica que tienen un gran potencial por su radiación solar, como Tolima, Valle del Cauca, Caldas, Risaralda, entre otros. Se busca, además, que tengan buenas vías de acceso, que su ubicación sea distante de zonas protegidas o de reserva y que no puedan verse afectados por problemas de orden público. Las expectativas son muy positivas teniendo en cuenta la experiencia de Atlas e Isagen en el sector energético y en renovables no convencionales. Atlas tiene más de 5.600 MW de proyectos contratados entre solares y eólicos en México, Chile, Brasil, Uruguay y Colombia. De los cuales, 2.700 MW  se encuentran en etapa de operación. Isagen, por su parte, cuenta con 19 centrales hidroeléctricas y una capacidad de generación de 3.000 MW. Recientemente incursionó en renovables no convencionales con el parque eólico Guajira I, de 20 MW.  “Nos destacamos en los países donde hacemos presencia por nuestra creatividad e innovación, que nos ha permitido crecer y expandirnos, pero también por las alianzas con los más importantes actores del sector energético y la búsqueda de soluciones eficientes de financiación, que permiten que nuestros proyectos sean competitivos y que entreguemos la mejor energía al usuario final”, enfatiza Borja Experiencia en adquisición de licencia social y estándares ESG Otro de los aspectos en los que Atlas se especializa es en el trabajo en las regiones y la adquisición de la licencia social. Para ello, la compañía dispone de gran experiencia en el desarrollo de proyectos sociales y ambientales con enfoque en educación y empleabilidad que involucren a la comunidad y de un equipo experto en la aplicación de criterios ESG. Rubén Borja señala que la compañía está trayendo los altos estándares que han destacado a la empresa a nivel internacional y que incluso superan las normas y exigencias de los países donde operan. “Traemos una gran experiencia, una vara muy alta que nos ha permitido ser reconocidos con más de 18 premios por nuestras iniciativas con las comunidades”, afirma. Algunos de los programas puestos en marcha en los países de América Latina son la construcción de aulas digitales, entrega de computadores y tabletas a niños y jóvenes, apoyo a bibliotecas y hospitales públicos y programas que promueven la diversidad de género y la mayor participación de las mujeres en funciones técnicas en la construcción de los proyectos. Conclusiones Colombia tiene una gran apuesta por el desarrollo de fuentes de energía renovable no convencional como la eólica y solar para diversificar su matriz energética y no depender tanto de la generación hídrica, que puede verse afectada por fenómenos climatológicos como El Niño, que generan gran estrés. El objetivo es que en pocos años el país pase de tener menos del 2% de participación en la generación de energía con renovables no convencionales, a más del 10%. Para ello se necesita la llegada de inversionistas nacionales y extranjeros con el fin de desarrollar y operar dichos proyectos.  Atlas Renewable Energy es uno de esos inversionistas. La alianza con Isagen le permitió convertirse en un actor activo de la industria en Colombia y comenzar a desarrollar los primeros proyectos equivalentes a 1 GW de generación. Desde ahora, la compañía podrá operar de manera independiente y expandir su alcance hacía nuevas locaciones, clientes y mercados en el país. Para Rubén Borja, Country Manager de Atlas Renewable Energy en Colombia, las compañías que sean resilientes, que entiendan el mercado, que decidan quedarse y apostar por el desarrollo de proyectos renovables no convencionales, contribuirán al proceso de transición energética con miras a superar los obstáculos y a cerrar la brecha entre oferta y demanda para así brindar un servicio de energía más confiable y eficiente a todos los usuarios. Puntos importantes:
  • Atlas Renewable Energy tiene previsto desarrollar en los próximos cinco años proyectos solares por 1.000 megavatios de energía en alianza con Isagen.
  • La compañía quiere contribuir a diversificar la matriz energética de Colombia, al proceso de transición y a cerrar la brecha entre oferta y demanda.
  • La participación de las energías renovables no convencionales en la matriz energética de Colombia no supera el 2%, pero con la llegada de inversionistas nacionales y extranjeros se espera que llegue al 10% para el 2028.
En alianza con Castleberry Media, tenemos el compromiso de cuidar nuestro planeta; por eso, este contenido es responsable con el medio ambiente.
This site is registered on wpml.org as a development site. Switch to a production site key to remove this banner.