En este artículo, exploramos el potencial de las instituciones financieras de desarrollo (IFD) para apoyar el crecimiento de la energía renovable e impulsar la inversión en el sector. Utilizando a Atlas Renewable Energy como estudio de caso, examinamos cómo las estructuras de financiación innovadoras y las colaboraciones estratégicas con las IFD están haciendo que los proyectos de energía renovable sean más rentables y financiables, al tiempo que permiten que la transición energética se convierta en una realidad.

La energía renovable sigue siendo una buena inversión en 2023 y más allá …

A medida que el mundo continúa priorizando la transición a una economía baja en carbono, las energías renovables están preparadas para desempeñar un papel cada vez más importante a la hora de satisfacer la demanda mundial de energía, lo que las convierte en un sector a tener en cuenta para los inversionistas que buscan tener un impacto positivo al tiempo que generan ganancias.

La energía renovable ha sido uno de los sectores más estimulantes y de rápida expansión en los últimos años. En 2023, sigue siendo una buena inversión debido a varios factores.

En primer lugar, las tecnologías de energía renovable, como la solar y la eólica, se han vuelto cada vez más competitivas con respecto a los combustibles fósiles en términos de costo. Esto se ha visto impulsado por mejoras en la tecnología y economías de escala, lo que ha hecho que la energía renovable sea una opción más rentable para individuos y organizaciones. Este cambio hacia la energía renovable se ha visto respaldado aún más por los ambiciosos objetivos en ese campo establecidos por los países de todo el mundo, que se espera seguirán impulsando la demanda de energía renovable en los próximos años.

Además de la disminución del costo de la energía renovable, estos proyectos pueden proporcionar, a largo plazo, rendimientos estables a los inversionistas.

Finalmente, invertir en energía renovable a menudo se considera una forma impactante de apoyar la transición hacia un futuro bajo en carbono y abordar los desafíos ambientales globales, lo que puede ser una consideración clave para los inversionistas que priorizan los factores ambientales, sociales y de gobernanza (ESG).

… pero para alcanzar una mayor escala, se necesita más inversión.

A pesar del difícil entorno macroeconómico de los últimos años, los inversionistas siguen acudiendo en masa al sector. En 2022, la financiación de la energía renovable aumentó a un nivel récord de 495.000 millones de dólares, según cifras de BloombergNEF, impulsada en gran medida por la inversión en energía solar, que aumentó un 36 % interanual. En Atlas, vimos directamente este crecimiento, ya que interconectamos numerosos proyectos nuevos gracias a nuestra presencia en toda América.

Si bien este repunte en la inversión es estimulante si el mundo ha de cumplir con el objetivo del Acuerdo de París de limitar el calentamiento global muy por debajo de 2° C, se necesita mucho más: alrededor de 131 billones de dólares, según la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA), que calcula que la participación de la energía renovable en la combinación energética mundial debe duplicarse hasta alcanzar el 36 % en 2050.

Desde que Atlas Renewable Energy se fundó en 2016, su experimentado equipo ha trabajado arduamente para contribuir al sistema energético sostenible e inclusivo del futuro mediante el desarrollo de mecanismos de financiación para ayudar a atraer más inversionistas al sector. Además de ejecutar numerosos acuerdos de compraventa de energía (PPA), que pueden ofrecer una cobertura contra las fluctuaciones en el costo de la energía de un comprador corporativo y al mismo tiempo proporcionar un flujo constante de ingresos para los inversionistas durante períodos prolongados, también hemos creado estructuras innovadoras para mitigar el riesgo, ofrecer un potencial adicional de ganancias y crear más oportunidades de inversión.

Aprovechando el poder de las Instituciones Financieras de Desarrollo (IFD)

Una de las formas más impactantes de fomentar la transformación de la energía renovable es aprovechar el apoyo de las IFD para ayudar a aumentar la inversión en energía renovable del sector privado.

Las IFD son establecidas y guiadas por gobiernos de todo el mundo para alcanzar objetivos de política pública como las transformaciones en materia de energía renovable. Con su capacidad para reducir los costos de financiamiento, mitigar los riesgos y aumentar la viabilidad del proyecto, las IFD pueden permitir que los proyectos de energía renovable sean más rentables y financiables, creando así las condiciones de mercado favorables que se requieren para que más capital privado participe en su desarrollo.

El apoyo de las IFD puede variar desde inversiones de capital, mediante las cuales una institución proporciona a las empresas constructoras los fondos necesarios para construir y operar proyectos de energía renovable, hasta garantías, que ayudan a los inversionistas en seguros contra los riesgos presentes en proyectos de energía renovable. También pueden aprovechar su calificación de grado de inversión, a menudo más alta que la calificación crediticia soberana en la que están operando, para aprovechar fondos de bajo costo destinados a proyectos de energía renovable a través de la emisión de bonos verdes. Además, mediante la financiación combinada, las IFD pueden proporcionar una combinación de subvenciones, préstamos en condiciones concesionarias y préstamos a tasa de mercado para reducir el riesgo y el costo de financiar proyectos de energía renovable, haciéndolos más rentables y financiables, especialmente en los países en desarrollo.

Aprovechar los beneficios de invertir en un proyecto apoyado por una IFD

Además de abrir nuevas oportunidades para que los inversionistas obtengan rendimientos más favorables, el apoyo de las IFD proporciona una variedad de otros beneficios.

Las IFD pueden proporcionar asistencia técnica a los constructores de proyectos de energía renovable, lo que puede ayudar a mejorar el diseño del proyecto y aumentar la eficiencia de los sistemas de energía renovable. Esto puede resultar en ahorros de costos y una mayor rentabilidad durante la vida del proyecto. Además, las IFD pueden proporcionar acceso a redes de expertos, formuladores de políticas y otras partes interesadas en la industria de las energías renovables, lo que puede ayudar a los inversionistas a mantenerse actualizados sobre las tendencias y oportunidades de la industria.

Además, el hecho de que las IFD lleven a cabo procesos de diligencia debida de amplio alcance para administrar y medir los impactos de sus inversiones significa que solo se asociarán con constructores de proyectos de energía renovable de buena reputación, lo que brinda a los inversionistas y prestamistas comerciales una mayor comodidad en el proyecto.

Como parte de su misión de acelerar la transición hacia un futuro energético más limpio y sostenible, Atlas Renewable Energy se ha asociado con diversas IFD en varios de sus proyectos, allanando el camino para que más inversionistas participen en la transición energética global.

Puesta en práctica: cómo trabaja Atlas con las IFD

Movilizar la inversión, reduciendo el riesgo y mejorando la financiabilidad

Para financiar las plantas solares de El Naranjal y Del Litoral en Uruguay, Atlas Renewable Energy se asoció con BID Invest, que forma parte del Banco Interamericano de Desarrollo. En este acuerdo premiado, BID Invest proporcionó un paquete de financiamiento que consiste en líneas de crédito senior y subordinadas estructuradas como bonos B. Esto facilitó la movilización de capital de inversionistas institucionales, incluidos Allianz Global Investors, John Hancock, Industrial Alliance y BlackRock, y marcó la primera vez que los inversionistas institucionales asumieron riesgos subordinados en el sector de las energías renovables en Uruguay.

Además de la participación de BID Invest, Atlas implementó varios enfoques de mitigación de riesgos para garantizar que esta transacción fuera atractiva para los inversionistas institucionales. Entre estos enfoques figuran un PPA a plazo financiable de 30 años con una empresa eléctrica estatal estable y condiciones ventajosas que incluían un precio fijo, pagos ajustados a la inflación durante la vida del PPA,ningún requisito de generación mínima de energía y disposiciones de reducción para compensar a los productores de energía renovables.

Aprovechar el apoyo técnico a través de la financiación combinada

Atlas Renewable Energy también se asoció con BID Invest para apoyar el diseño, construcción, puesta en marcha y operación de seis plantas fotovoltaicas bifaciales, con una capacidad combinada de 359 MW, en el estado de Minas Gerais en Brasil.

Esta estructura de financiamiento implicó que BID Invest prestara 80 millones de dólares de sus fondos, además de movilizar 60 millones de dólares de recursos del DNB Bank. Asimismo, se efectuaron dos préstamos de financiamiento combinado de 5 millones de dólares cada uno del Fondo Climático de Canadá para el Sector Privado de las Américas – Fase II (C2FII) y el Fondo de Tecnología Limpia (CTF), ambos administrados por BID Invest.

Más allá del aspecto financiero, la transacción de BID Invest también incluye asesoramiento técnico e incentivos financieros para acelerar la inclusión de género y brindar mayores oportunidades a los grupos étnicos subrepresentados, lo que apunta a una participación del 15% de la fuerza laboral técnica femenina en el proceso de construcción, de los cuales al menos el 30 % son afrodescendientes.

Superar la volatilidad de la moneda a través del financiamiento denominado en dólares estadounidenses

Este año, Atlas Renewable Energy se asoció con la IFD brasileña, el Banco Nacional de Desenvolvimento Econômico e Social (BNDES), para financiar su proyecto solar Boa Sorte, asegurando un préstamo de 210 millones de dólares.

Fue la primera vez que el BNDES ejecutó un préstamo indexado en dólares estadounidenses para un proyecto de energía renovable, con lo que estableció un nuevo precedente para el financiamiento de proyectos en Brasil. Este financiamiento indexado al dólar fue un requisito previo crucial para hacer viable el proyecto.

Esto fue posible gracias a una nueva regulación en virtud de la Ley N°14.286/2021 – conocida como la Ley de Divisas, a partir del 31 de diciembre de 2022 – que permite a los exportadores firmar acuerdos de compraventa de energía (PPA) en dólares estadounidenses con empresas autorizadas.

El financiamiento que Atlas obtuvo bajo el nuevo marco permite a los exportadores de industrias intensivas en energía que venden sus productos en dólares reducir su exposición a las fluctuaciones del tipo de cambio, al permitirles comprar electricidad a precios vinculados al dólar.

Atlas Renewable Energy: innovando para crecer

Como parte de su misión de acelerar la transición hacia un futuro más limpio y sostenible, Atlas Renewable Energy continúa colaborando con las IFD para atraer más capital privado al sector de las energías renovables, haciéndolo más rentable y financiable. Las exitosas asociaciones de Atlas Renewable Energy con las IFD en una variedad de proyectos han establecido un modelo para el sector de energía renovable, demostrando el potencial de las entidades privadas y públicas para trabajar en conjunto con el fin de impulsar la transición energética mientras se generan ganancias. Al priorizar la colaboración y la innovación, Atlas Renewable Energy está bien posicionada para liderar el camino a fin de hacer que las inversiones en energías renovables sean más accesibles, atractivas e impactantes para los inversionistas que buscan contribuir a un futuro sostenible.

En asociación con Castleberry Media, estamos comprometidos con el cuidado de nuestro planeta. Por lo tanto, este contenido es responsable con el medioambiente.

This site is registered on wpml.org as a development site. Switch to a production site key to remove this banner.