Brasil es el mayor mercado eléctrico de América Latina y uno de los más grandes en capacidad de generación de electricidad en el mundo. El diseño actual del mercado de la electricidad en Brasil es una combinación de mercados regulados y libres junto con un mercado de energía de reserva y contiene numerosas complejidades, pero también varias oportunidades. Una de ellas es la autogeneración, es decir, la producción de electricidad para consumo propio de las empresas.

Las cifras de la Oficina de Investigación de Energía de Brasil (EPE) muestran que, desde 2009, la capacidad instalada de autogeneradores en Brasil se ha más que duplicado hasta superar los 25,3 GW, y por una buena razón: la autogeneración permite a las empresas recortar costos, reducir los riesgos de falta de suministro y aumentar la sostenibilidad de sus actividades.

Lucas Salgado, gerente comercial sénior de Atlas Renewable Energy, explica esta tendencia y describe cómo las empresas con operaciones en Brasil pueden aprovechar la autogeneración para lograr sus objetivos de estrategia energética, sin tener que convertirse en expertos en el mercado eléctrico.

P: ¿Cuáles son los beneficios de la autogeneración de electricidad?

R: En Brasil, la autogeneración tiene un beneficio económico muy claro, que incluye ahorros en cargos sectoriales como CDE (Conta de Desenvolvimento Energético), CCC (Conta de Consumo de Combustíveis) y Proinfa. Las empresas también pueden beneficiarse de energía incentivada y disfrutar de un descuento del 50 % en las tarifas de transporte o distribución (véase el gráfico siguiente). Este impuesto se aplica al consumo de electricidad y la tasa difiere según la región y el nivel de voltaje. Esto puede representar un ahorro de hasta un 25% en la tarifa de energía de una empresa. Sin embargo, más allá de los beneficios económicos, la autogeneración puede permitir a las empresas alcanzar sus objetivos de sostenibilidad, ya que están apoyando la transición energética invirtiendo en energías renovables y pueden beneficiarse de créditos de carbono o certificados de energía renovable (I-RECs).

P: ¿Cómo funciona la autogeneración en Brasil?

R: Los autogeneradores industriales son grandes consumidores de energía que construyen centrales eléctricas que satisfacen total o parcialmente sus propias demandas. En Brasil, esto ha sido a menudo en la forma de empresas mineras que operan sus propias instalaciones de energía hidroeléctrica y térmica para impulsar sus operaciones, aunque en los últimos años ha habido una transición a complejos eólicos y fotovoltaicos. Hoy en día, los consumidores pueden asociarse con los productores de electricidad para convertirse en accionistas de un proyecto eléctrico, lo que les permite autogenerar su propia electricidad. Un modelo que ya ha beneficiado a empresas de múltiples sectores como el metalúrgico, químico, el minorista y los centros de datos, como demuestran los recientes PPA que Atlas ha celebrado con Albras y Unipar Carbocloro.

P: ¿Cómo funcionan estas asociaciones de propósito especial?

R: Esencialmente, crean un marco mediante el cual Atlas y el cliente invierten juntos en una empresa, y Atlas puede manejar el EPC y la financiación hasta alcanzar el COD del proyecto, de forma segura en función del historial de Atlas y alojada en nuestra cartera propia.

P: ¿En qué fase de la construcción y desarrollo de un proyecto de energía renovable pueden las empresas entrar en una sociedad de autogeneración?

R: Pueden ingresar en cualquier fase del proyecto y la decisión de en qué punto del proyecto invertirá el comprador dependerá de su evaluación de riesgos.  Estamos dispuestos a ayudar al comprador en cualquier fase del proceso.

P: ¿Es necesario que las empresas sean grandes consumidoras de energía para beneficiarse de la autogeneración?

A: Nuestros clientes todavía tienden a ser los grandes consumidores de energía en sectores como la minería y los productos químicos, y también estamos viendo un crecimiento en el sector del hidrógeno verde. Normalmente, los proyectos van desde 400 a 700 megavatios de capacidad de potencia. Sin embargo, utilizando la estructura de asociación, Atlas puede ofrecer autogeneración a consumidores de energía más pequeños. De este modo, democratizamos el acceso al mercado de la autogeneración y les permitimos alcanzar escala.

P: ¿Es necesario que las empresas estén ubicadas físicamente cerca de la planta de energía?

R: No, la planta no necesita estar en el sitio, y tampoco tiene que estar en el mismo mercado de precios dentro de Brasil. Podemos ofrecer una cartera en cualquier estado o mercado de precios que mejor se adapte al cliente; un ejemplo es el proyecto PPA de autogeneración de Albras que firmamos recientemente. En este caso, el cliente está ubicado en el norte de Brasil, mientras que nuestra planta fotovoltaica está ubicada en el submercado de energía del sudeste del país.

Gestionamos los riesgos por ellos y entregamos la energía a su mercado de precios. Nuestras soluciones son lo más personalizadas posible en función de nuestra cartera de desarrollo. Por ejemplo, los proyectos solares en distintas regiones pueden cubrir las necesidades energéticas de diferentes instalaciones industriales, pero también podemos realizar swaps a largo plazo tanto dentro de nuestra cartera interna de energía como con empresas comercializadoras para darle al cliente lo que necesita, que suele ser energía 100 % renovable en el mismo mercado de precios que sus plantas industriales.

Otro factor interesante para nuestros clientes es el aspecto ESG y de sostenibilidad que integramos en cada uno de nuestros proyectos. Esto significa que, como autogeneradores en sociedad con nosotros, los clientes no solo son inversionistas en un proyecto de energía renovable, sino que también están apoyando iniciativas que impactan positivamente en su comunidad y forman parte de todas ellas a través de nuestros servicios ESG.

P: ¿Qué deben tener en cuenta las empresas a la hora de elegir un socio para un proyecto de autogeneración?

R: En primer lugar, tener un socio que comprenda el panorama legal y regulatorio es absolutamente vital. Los cambios legales propuestos en el horizonte podrían afectar la capacidad de las empresas para aprovechar los beneficios de la autogeneración, por lo que realmente hay una ventana de oportunidad aquí, pero las empresas deben actuar con rapidez. En segundo lugar, es fundamental asociarse con una empresa con un sólido historial de implantación. Una empresa que sea capaz de desarrollar, financiar y construir una gran agrupación de renovables.

También se trata de una asociación a largo plazo. Algunos de los aspectos clave a tener en cuenta son la capacidad de su productor para gestionar los riesgos energéticos y que el proyecto pueda implementarse a tiempo. En Atlas, nuestro enfoque consiste en involucrar a toda la empresa en el proceso. Nuestro equipo financiero habla con el equipo financiero del cliente; nuestro equipo legal habla con el equipo legal del cliente, y así sucesivamente. Se trata de una empresa conjunta en la que ambas partes deben estar de acuerdo y confiar.

No importa si se trata de una gran multinacional o de un pequeño consumidor de energía, es necesario que toda la empresa participe en este proceso porque puede haber problemas contables, jurídicos y normativos. Es un proceso complejo, pero, con el socio adecuado, los beneficios que puede brindar sin duda hacen que valga la pena.

En colaboración con Castleberry Media, estamos comprometidos con el cuidado de nuestro planeta, por lo tanto, este contenido es responsable con el medio ambiente.

This site is registered on wpml.org as a development site. Switch to a production site key to remove this banner.