También conocida como las Conferencias de las Partes (COP), la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático se celebra cada año desde 1995. Se promociona como un evento importante en el calendario político global, creando el espacio para que políticos, expertos, partes interesadas del sector privado y grupos de la sociedad civil encuentren formas de abordar el problema del cambio climático.

Sin embargo, a pesar de reunirse todos los años durante los últimos 27 años, los líderes mundiales no han sido capaces de frenar el calentamiento global, como lo demuestra el hecho de que las temperaturas de la superficie del planeta han aumentado constantemente en 0,2 °C por década en los últimos 30 años.

De 1990 a 2019, el efecto de calentamiento total de los gases de efecto invernadero incorporados por los humanos a la atmósfera terrestre aumentó en un 45 %.Fuente

Cabe destacar que la COP27 contó con menos líderes mundiales en comparación con la cumbre  del año pasado, lo que lleva a muchos a cuestionar no solo la efectividad de este tipo de encuentros políticos, sino también la voluntad de los dirigentes de todo el mundo de reconocer realmente la importancia de la acción climática.

¿De quién es la responsabilidad?

El Acuerdo de París (firmado por 196 partes durante la COP21 de 2015 en París) es quizás la medida más reconocible tomada por los miembros de la COP para establecer reglas básicas y objetivos específicos, que deben cumplirse tanto a nivel nacional como internacional. Es importante destacar que el Acuerdo de París, también incluyó la capacidad de los países para cooperar en la reducción de sus emisiones de gases de efecto invernadero.

El cambio climático es una emergencia global que va más allá de las fronteras nacionales. Es un problema que requiere cooperación internacional y soluciones coordinadas en todos los niveles. Naciones Unidas

La cooperación entre las naciones es fundamental para abordar este problema global, pero es de vital importancia reconocer la discrepancia de causa y efecto entre los países: la mayoría de las emisiones de gases de efecto invernadero provienen de las naciones desarrolladas, mientras que los países en desarrollo, que han contribuido menos al calentamiento global, están pagando el precio más alto al encontrarse en la primera línea de los desastres naturales.

Pérdidas y daños, y justicia climática

Dado que la COP27 tuvo lugar en Egipto, los asistentes a la conferencia no pudieron evitar centrarse en los mercados en desarrollo, que son algunos de los más vulnerables a pesar de estar entre los emisores más bajos de gases de efecto invernadero. En general, los países que soportan la peor parte de los desastres relacionados con el clima (inundaciones, sequías, incendios) a menudo no tienen los recursos necesarios para recuperarse.

Es por eso que uno de los puntos más importantes de discusión durante la COP27, fue la idea de que las naciones desarrolladas deben brindar apoyo financiero para abordar este desequilibrio. A pesar de la oposición de larga data de los EE. UU. y la UE, la conferencia se cerró con un acuerdo innovador para proporcionar fondos de «pérdidas y daños» a los países vulnerables más afectados por los desastres climáticos, marcando un paso importante en la dirección correcta hacia la justicia climática.

«Este resultado nos hace avanzar», dijo Simon Stiell, Secretario Ejecutivo de las Naciones Unidas para el Cambio Climático. «Hemos determinado el camino a seguir en una conversación de décadas sobre la financiación de pérdidas y daños, deliberando sobre cómo abordar los impactos en las comunidades cuyas vidas y medios de subsistencia han sido arruinados por los peores impactos del cambio climático».

Los objetivos que más importan

Aunque el cambio climático es un problema mundial, los países son responsables individualmente a través de sus contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC). El Acuerdo de París, no define específicamente las acciones que cada país debe tomar para cumplir con sus NDC, pero sí estipula que todos los países deben proporcionar una actualización sobre su progreso cada cinco años.

Los puntos de referencia hacia el progreso están ahí, pero las líneas son lo suficientemente borrosas como para que países como Suiza encuentren formas de financiar proyectos verdes fuera de sus propias fronteras y se atribuyan el crédito por la reducción de emisiones, sin cambiar necesariamente sus propias políticas o reducir su propia huella nacional.

Al permitir estas tácticas, que combinan la colaboración internacional con la responsabilidad nacional, la COP y el Acuerdo de París corren el riesgo de perder credibilidad. Muchos gobiernos participantes ya enfrentan acusaciones de greenwashing por parte de grupos de expertos, ONG y grupos de la sociedad civil. Es importante enfatizar el papel que desempeña la sociedad civil, sobre todo, en responsabilizar a los actores más grandes, porque sólo se puede decir que se ha producido un cambio real una vez que la sociedad civil se beneficia.

Un enfoque ESG es la única forma de medir el impacto duradero, ya que busca el beneficio de la sociedad, tanto como el beneficio del medioambiente y el resultado económico. Ya no es suficiente simplemente hacer promesas, es hora de una acción real. Lea más sobre cómo las empresas pueden evitar el greenwashing y actuar para un cambio real, aquí.

Del compromiso a la práctica

Según Climate Action Tracker, un análisis científico independiente que rastrea la acción climática del gobierno y la compara con compromisos contraídos en los Acuerdos de París, sólo 21 países presentaron sus compromisos climáticos nacionales actualizados una semana antes de la COP27.

Si queremos seguir contando con mecanismos como la COP y el Acuerdo de París, es importante cuestionar su eficacia. Operando en una zona gris, el Acuerdo es legalmente vinculante, pero no hay sanciones para los países que no cumplen con sus objetivos.

La crisis geopolítica de 2022 ciertamente ha empujado a los gobiernos a adoptar más fuentes de energía alternativas, y hemos visto algunas medidas históricas en apoyo de la energía verde (en particular, el IRA de Biden). Sin embargo, muchos países de la UE también han aumentado la generación de energía a carbón, además de formar nuevos acuerdos con países de África para explorar nuevos campos de gas.

Todo esto a pesar de las advertencias de la Agencia Internacional de Energía de que cualquier desarrollo de combustibles fósiles definitivamente conducirá a un colapso climático.

Sin embargo, hay razones para el optimismo. Según datos recientes publicados por el grupo de expertos en energía Ember, el crecimiento de la demanda mundial de electricidad se cubrió en su totalidad con energía renovable en el primer semestre de 2022, lo que demuestra que el mundo puede alimentarse sin combustibles fósiles, siempre que exista la voluntad de hacerlo.

De lo público a lo privado

A medida que los gobiernos no cumplen sus promesas, el sector privado está cambiando decididamente hacia iniciativas sostenibles. Cada vez más, los inversores buscan estabilidad, lo que los obliga a analizar cuestiones y factores que van más allá del análisis financiero tradicional.

El concepto de financiación sostenible va de la mano con la evaluación del impacto ambiental y social. El cambio climático ocupa un lugar destacado dentro de las consideraciones de finanzas sostenibles, porque hay muchos factores de riesgo involucrados cuando se trata del calentamiento global. Estos pueden incluir riesgos físicos, como daños por eventos relacionados con el clima. Aunque estos pueden ser difíciles de cuantificar, se dice que las pérdidas de seguros por desastres naturales relacionados con el clima son cuatro veces mayores que hace 40 años.

No es de extrañar que un número creciente de empresas influyentes se unan a la iniciativa RE100 , un movimiento corporativo global de energía renovable.

En general, se prevé que las inversiones mundiales en energía aumenten un 8 % en 2022, y la mayoría de ellas se dirigirán a la energía verde.  Pero mientras  que la COP26  fue vista como la conferencia que desplazaría más peso de los gobiernos hacia el sector privado, corresponde a la COP27 de este año definir con mayor precisión los parámetros mediante los cuales el sector privado puede financiar mejor la transición energética.

Ejemplos destacados

En el camino hacia el net zero, creemos que es importante ser críticos, pero también tomar nota de las buenas prácticas. Proyectos como los que se muestran a continuación lideran con el ejemplo, afectan el cambio a nivel regional e inspiran el cambio a escala global.   

PaísProyectoLo que lo distingue
EcuadorDerechos de la NaturalezaEl primer país del mundo en reconocer los derechos de la naturaleza en su constitución, sentando un precedente para que otros hagan lo mismo.
Unión EuropeaLa Ley Europea del ClimaHace que el compromiso de la UE de alcanzar la neutralidad climática para 2050 sea jurídicamente vinculante y establece un objetivo intermedio de reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero en al menos un 55 % para 2030, en comparación con los niveles de 1990.
Estados UnidosPlan de Emergencia del Presidente para la Adaptación y la Resiliencia, PREPAREEstados Unidos está aumentando rápidamente su apoyo a los programas de adaptación y resiliencia para ayudar a más de quinientos millones de personas en los países en desarrollo a adaptarse y gestionar los impactos del cambio climático.

Avanzando

Uno de los beneficios de tener una cumbre mundial sobre el cambio climático es cómo establece, en un escenario mundial, el llamado a una acción climática urgente. Objetivos como el cero neto para 2050, por ejemplo, solidifican una narrativa que coloca el futuro a nuestras puertas.

El hecho es que las temperaturas siguen subiendo. También es un hecho que el sector energético tiene un gran impacto en el clima, ya que representa aproximadamente dos tercios de todas las emisiones de gases de efecto invernadero. Además, las necesidades energéticas siguen creciendo.

Por lo tanto, una estrategia de energía limpia es una forma segura de cumplir los objetivos nacionales (públicos y privados) e internacionales de emisiones net zero. ¿Por qué no trabajar con Atlas, en el camino hacia el cumplimiento de esos objetivos?

Atlas Renewable Energy fue concebido con la sostenibilidad como eje central. Desarrolla, construye, financia y opera proyectos de energía renovable limpias que permiten a las empresas impulsar sus operaciones de manera sostenible.

Con una gama de servicios, desde acuerdos de compra de energía renovable (PPA) hasta  certificados de energía renovable (REC), Atlas ayuda a los grandes consumidores de energía de todas las industrias a gestionar su transición al carbono de neutralidad

 y hacer un seguimiento de su desempeño en relación con los objetivos medioambientales y de emisiones a largo plazo.

Para obtener más información sobre el enfoque de Atlas Renewable Energy y cómo puede alinear su empresa con el net zero, comuníquese con: contacto@atlasren.com

En colaboración con Castleberry Media, estamos comprometidos a cuidar nuestro planeta, por lo tanto, este contenido es responsable con el medio ambiente.

This site is registered on wpml.org as a development site. Switch to a production site key to remove this banner.